Saltar al contenido
Inanna (Ishtar)

Inanna y Enki: el dios de la sabiduría

Inanna y Enki

Inanna colocó la shugurra, la corona de la llanura, sobre su cabeza.
Fue al corral, con el pastor de ovejas.
Se recargó contra un manzano.
Al recargarse contra el manzano, su vulva era maravillosa de contemplar.
Regocijándose, la joven mujer Inanna aplaudió.

Se dijo:

“Yo, la Reina del Cielo, he de visitar al Dios de la Sabiduría.
He de ir al Abzu, al lugar sagrado en Eridú.
He de honrar a Enki, el Dios de la Sabiduría, en Eridú.
He de pronunciar una plegaria en las profundas aguas dulces.”

Inanna partió sola.
Cuando llegó cerca del Abzu
Él, cuyos oídos están ampliamente abiertos,
Él, que conoce los «me», las leyes sagradas del cielo y de la tierra,
Enki, el «Dios de la Sabiduría», el que sabe todas las cosas,
Llamó a su sirviente, Isimud:

“Ven, mi sukkal,
La joven está por entrar al Abzu.
Cuando Inanna entre al recinto sagrado
Dale pastel de mantequilla para que coma
Vierte agua fría para refrescar su corazón.
Ofrécele cerveza ante la estatua del león.
Trátala como a un igual.
Saluda a Inanna en la mesa sagrada, en la mesa celestial.”

Enki

Inanna y Enki bebieron cerveza

Isimud obedeció las palabras de Enki.
Cuando Inanna entró en el Abzu,
Le dio pastel de mantequilla para comer.
Vertió agua fría para que bebiera.
Le ofreció cerveza ante la estatua del león.
La trató con respeto.
Saludó a Inanna en la mesa sagrada, en la mesa celestial.
Enki e Inanna bebieron cerveza juntos.
Juntos bebieron más cerveza.
Juntos bebieron más y más cerveza.
Con sus vasos de bronce llenos hasta desbordarse,
Con los vasos de Urash, Madre de la Tierra,
Brindaron uno por la otra, se desafiaron uno a la otra.

Enki, intoxicado por la bebida, brindó por Inanna:

“¡En nombre de mi poder! ¡En nombre de mi altar sagrado!
Daré a mi hija Inanna
¡El alto sacerdocio! ¡La Divinidad!
¡La corona noble y permanente! ¡El trono de la realeza!”

Enki entregando los me

Inanna respondió:

“¡Los acepto!”

Enki levantó su copa y brindó por Inanna una segunda vez:

“¡En nombre de mi poder! ¡En nombre de mi recinto sagrado!
Daré a mi hija Inanna
¡La Verdad!
¡El descenso al inframundo! ¡El ascenso del inframundo!
¡El arte de hacer el amor! ¡El beso del falo!”

Enki

Inanna respondió:

“¡Los acepto!”

Enki levantó su copa y brindó por Inanna una tercera vez:

“¡En nombre de mi poder! ¡En nombre de mi recinto sagrado!
Daré a mi hija Inanna
¡El sacerdocio sagrado del cielo!
¡La exaltación de las lamentaciones! ¡El regocijo del corazón!
¡La capacidad de juzgar! ¡La toma de decisiones!”

Enki

Inanna respondió:

“¡Los acepto!”

Mitos de Inanna

Enki regala los «me» a Inanna

(Catorce veces Enki levantó su copa por Inanna.
Catorce veces le ofreció a su hija cinco me, seis me, siete me.
Catorce veces Inanna aceptó los me sagrados.)
Entonces Inanna, de acuerdo con su padre,
Confirmó los me que Enki le había dado:

“Mi padre me ha dado los me:
Me ha dado el alto sacerdocio

  • La divinidad.
  • La corona noble y permanente.
  • El trono de la realeza.

Me ha dado el noble cetro.

  • El bastón de mando.
  • El patrón sagrado para medir y la línea.
  • El alto trono.
  • El pastoreo.
  • La majestad.

Me ha dado la princesa sacerdotisa.

  • La divina reina sacerdotisa.
  • El sacerdote de los encantamientos.
  • Al sacerdote noble.
  • Al sacerdote de las libaciones.

Me ha dado la verdad.

  • El descenso al inframundo.
  • El ascenso del inframundo.
  • La Kurgarra.

Me ha dado la daga y la espada.

  • La vestimenta negra.
  • La vestimenta colorida.
  • La desatadura del cabello.
  • La atadura del cabello.

Me ha dado la norma.

  • El carcaj.
  • El arte de hacer el amor.
  • El beso del falo.
  • El arte de la prostitución.
  • El arte de favorecer.

Me ha dado el arte de la lengua honesta.

  • El arte de la lengua calumniante.
  • El arte de adornar el lenguaje.
  • A la prostituta de culto.
  • La taberna sagrada.

Me ha dado el altar sagrado.

  • La sagrada sacerdotisa celestial.
  • El resonante instrumento musical.
  • El arte del canto.
  • El arte del dignatario.

Me ha dado el arte del héroe.

  • El arte del poder.
  • El arte de la traición.
  • El arte de la integridad.
  • El saquear ciudades.
  • La exaltación de las lamentaciones.
  • El regocijo del corazón.

Me ha dado el engaño.

  • La tierra rebelde.
  • El arte de la benevolencia.
  • El viaje.
  • La morada segura.

Me ha dado el oficio del carpintero.

  • El oficio del calderero de cobre.
  • El oficio del escriba.
  • El oficio del herrero.
  • El oficio del talabartero.
  • El oficio del batanero.
  • El oficio del constructor.
  • El oficio del tejedor de juncos.

Me ha dado el oído perceptivo.

  • El poder de la atención.
  • Los ritos sagrados de purificación.
  • El corral de forraje.
  • El apilar de los carbones calientes.
  • El redil.
  • El miedo.
  • La consternación.
  • La congoja.

Me ha dado al león, de amarga dentadura.

  • El encendido del fuego.
  • El apagar el fuego.
  • El brazo fatigado.
  • La familia allegada.
  • La procreación.

Me ha dado el enardecer la contienda.

  • La prudencia.
  • El consuelo del corazón.
  • La capacidad de juzgar.
  • La toma de decisiones.”

(Aun tambaleándose por la bebida) Enki habló a su sirviente Isimud:

“Mi sukkal, Isimud——-
La joven — está por partir— hacia Uruk.
Es mi deseo que llegue a su ciudad — sin peligro.”

La resaca de Enki

Inanna reunió todos los me.
Los me fueron colocados en la Barca Celestial.
El Barco Celestial, con los me sagrados, se alejó del muelle.
Cuando la cerveza salió de quien la bebió,
Cuando la cerveza salió del Padre Enki,
Cuando la cerveza salió del gran Dios de la Sabiduría,
Enki observó el Abzu.
Los ojos del Rey del Abzu examinaron a Eridú.
El Rey Enki observó a Eridú y llamó a su sirviente Isimud, diciendo:

“Mi sukkal, Isimud—-“
“Mi rey, Enki, Estoy a tu servicio”
“¿El alto sacerdocio? ¿La Divinidad?
¿La corona noble y permanente?
¿Dónde están?”


“Mi rey las ha cedido a su hija.”


“¿El arte del héroe? ¿El arte del poder?
¿La traición? ¿El engaño?
¿Dónde están?”


“Mi rey los ha cedido a su hija”.


“¿El oído perceptivo? ¿El poder de la atención?
¿La toma de decisiones?
¿Dónde están?”


“Mi rey los ha cedido a su hija”.

Enki e Isimud

(Catorce veces preguntó Enki a su sirviente Isimud;
Catorce veces Isimud respondió, diciendo:

“Mi rey los ha dado a su hija.
Mi rey ha dado todos los me a su hija Inanna.”)

Isimud

Entonces Enki habló, y dijo:

“Isimud, ¿Dónde está ahora la Barca Celestial con los me sagrados?”


“La barca celestial está (a un embarcadero de distancia de Eridú).”


“¡Ve! Llévate a las criaturas enkum.
Haz que devuelvan la Barca Celestial a Eridú!”

Isimud en busca de los «me»

Isimud le dijo a Inanna:

“Mi reina, tu padre me ha enviado a ti.
La palabras de tu padre son palabras de majestad.
No deben ser desobedecidas.”

Inanna respondió:

“¿Qué ha dicho mi padre?
¿Qué ha agregado Enki?
¿Cuáles son sus palabras de majestad que no deben ser desobedecidas?”

Isimud dijo:

“Mi rey ha dicho:
‘Deja que Inanna avance hacia Uruk;
Tráeme la Barca Celestial con los me sagrados de vuelta a Eridú.’ ”

Inanna lloró:

“¡Mi padre ha cambiado su palabra!
¡Ha violado su voto – ha roto su promesa!
¡Me habló mi padre con engaños!
Con dolo declaró:
‘¡En nombre de mi poder! ¡En nombre de mi recinto sagrado!’
¡Te ha enviado a mi con engaños!”

La expulsión de las criaturas enkum

Apenas había dicho Inanna estas palabras, cuando las criaturas enkum se apoderaron de la Barca Celestial.

Inanna llamó a su sirvienta Ninshubur, diciendo:

“¡Ven, Ninshubur, tu fuiste una vez Reina del Oriente;
Ahora eres la fiel sirvienta del recinto sagrado de Uruk.
El agua no ha tocado tu mano,
El agua no ha tocado tu pie.
Sukkal mía que me aconseja sabiamente,
Guerrera que lucha a mi lado,
Salva la Barca Celestial con los me sagrados!”

(Ninshubur tajó el aire con su mano.
Profirió un grito que destrozó la tierra.)
Las criaturas enkum fueron expulsadas de vuelta a Eridú.

Entonces Enki llama a su sirviente Isimud por segunda vez, diciendo:

“Mi sukkal, Isimud—-”


“Mi rey, Enki, estoy para servirte”


“¿Dónde está la Barca Celestial ahora?”


“Está (a dos embarcaderos de Eridú).”


“¡Ve! Lleva cincuenta gigantes uru,
Que ellos se lleven la Barca Celestial”.

Criaturas y gigantes en busca de la Barca Celestial

Los cincuenta gigantes voladores uru se apropiaron de la Barca Celestial.
Pero Ninshubur la rescató para Inanna.

Enki llama a su sirviente Isimud por tercera vez, y dice:

“Mi sukkal, Isimud—”


“Mi rey, Enki, estoy para servirte”


“¿Dónde está la Barca Celestial ahora?”


“Acaba de llegar a Dulma”.


“¡Rápido! Toma los cincuenta monstruos lahama
Haz que traigan la Barca Celestial.”

Los cincuenta monstruos lahama se apoderaron de la Barca Celestial.
Pero Ninshubur rescató la Barca para Inanna.

La cuarta vez Enki envió a los kugalgal, los del sonido penetrante.
La quinta Enki mandó a los enunun
Pero siempre Ninshubur rescataba la barca para Inanna.
Enki llamó a su sirviente Isimud por sexta vez, y dijo:

“Mi sukkal, Isimud—”.


“Mi rey Enki, estoy a tu servicio.”


“¿Dónde está la Barca Celestial ahora?”


“Está por entrar a Uruk.”


“¡Rápido! Toma a los guardianes del canal Iturungal,
Haz que traigan la Barca Celestial.”

Isimud y los guardianes del canal Iturungal se apropiaron de la Barca Celestial,
Pero Ninshubur rescató la Barca para Inanna.

La estrategia de Ninshubur

Entonces Ninshubur dijo a Inanna:

“Mi reina, cuando la Barca Celestial
Entre por el portal Nigulla a Uruk,
Haz que el agua fluya sobre nuestra ciudad;
Haz que los barcos de aguas profundas surquen con velocidad nuestros
canales.”

Inanna respondió a Ninshubur:

“El día que la Barca Celestial
Entre por el portal Nigulla a Uruk,
Haz que el agua profunda anegue las calles;
Y fluya sobre las veredas.
Haz que los ancianos den su consejo,
Las ancianas ofrezcan su consuelo del corazón.
Los jóvenes muestren el poder de sus armas;
Y que los niños pequeños rían y canten.
¡Haz que todo Uruk esté de fiesta!
Que con cánticos el alto sacerdote salude a la Barca Celestial.
Y profiera plegarias grandiosas.
Haz que el rey mate bueyes y borregos.
Que escancie cerveza en la copa.
Que resuenen el tambor y el pandero.
Que se toque la dulce música del tigi.
Que todos los confines proclamen mi noble nombre.
Y que mi gente cante mis alabanzas.”

Y así fue,
El día que la Barca Celestial entró por el portal Nigulla a Uruk;
Las aguas profundas anegaron las calles;
Las aguas profundas fluyeron sobre las veredas.
La Barca Celestial llegó a puerto en el altar sagrado de Uruk;
La Barca Celestial llegó a puerto en la morada sagrada de Inanna.

La Barca Celestial en el Muelle Blanco

Entonces Enki llamó a su sirviente Isimud por séptima vez, y dijo:

“Mi sukkal, Isimud—“


“Mi rey, Enki, estoy a tu servicio”


“¿Dónde está la Barca Celestial ahora?”


“La Barca Celestial está en el Muelle Blanco”


“¡Ve! Se maravillan de ella en el Muelle Blanco.
La reina ha despertado admiración en el Muelle Blanco.
Inanna maravilla con sus portentos en el Muelle Blanco por la Barca Celestial.”

Los me sagrados fueron descargados.
Mientras los me que Inanna recibió de Enki eran descargados,
Eran anunciados y presentados al pueblo de Sumeria.
Entonces más me aparecieron, más me de los que Enki había dado a Inanna.
Y estos, eran anunciados también,
Y estos, eran presentados también a la gente de Uruk:

“Inanna trajo los me:
El colocar la vestidura sobre el piso.
El halago.
El arte de las mujeres.
La ejecución perfecta de los me.
Los tambores tigi y lilis.
Los panderos ub-, meze-, y ala-….”

Inanna habló y dijo:

“Donde la Barca Celestial llegó a puerto,
Ese lugar será llamado el Muelle Blanco.
Donde los me sagrados fueron presentados,
Lo nombro el Muelle Lapislázuli”.

Entonces Enki habló a Inanna, y dijo:

“¡En nombre de mi poder! ¡En nombre de mi recinto sagrado!
Que los me que llevaste contigo permanezcan en el recinto sagrado de tu ciudad.
Que el alto sacerdote pase en cánticos sus días.
Que los ciudadanos de tu ciudad prosperen,
Que los niños de Uruk se regocijen.
El pueblo de Uruk es aliado del pueblo de Eridú.
Que la ciudad de Uruk sea restaurada a su gran posición.

Curiosidades

  • Abzu: lo profundo, altar sagrado
  • Los me son los atributos de la civilización
  • Sukkal significa sirviente
  • La kurgarra es una plañidera profesional
  • Los enkum son espíritus protectores creados por Enki y colocados bajo los cimientos de Eridú
  • Los monstruos lahama son dragones

Referencias

  • Diane Wolkstein, Samuel Noah Kramer (1983). Inanna, Queen of Heaven and Earth: Her Stories and Hymns from Sumer. ISBN 9780060908546.
  • Federico Lara Peinado (2017). Mitos De La Antigua Mesopotamia: Héroes, dioses y seres fantásticos. Editorial Dilema. ISBN 8498273889.

Inanna y Enki también vieron

Enheduanna

Exaltación de Inanna

Inanna y Ebih

Inanna y Ebih

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *