Saltar al contenido
Inanna (Ishtar)

Amor en el Gipar

Amor en el Gipar

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

La historia de «Amor en el Gipar» es un pequeño poema sumerio, tipo sagarra y kungarra de Inanna, dividido en dos estancias (catalogadas con los términos litúrgicos sagidda y sagarra), narra de modo silencioso, aunque concisamente, unas pocas secuencias del cortejo de Inanna por parte de Dumuzi. El texto, del que falta su comienzo, es de apenas 50 líneas.

El mismo se inicia con la relación de joyas, piedras preciosas y adornos que Inanna dispone en distintas partes de su cuerpo. Así engalanada, como verdadera diosa del “Piercing” sumerio, en vista por Dumuzi, su enamorado. La diosa, antes de unirse a él, envía un mensajero a su padre, el dios Nanna. Hay que mencionar que gipar se escribe como ‘giparu’ del acadio giparū. Giparu se refiere a un palacio especifico donde vivían las sacerdotisas del dios Nanna.

Mitos de Inanna

Agušaya

Saltu y Agushaya

Inanna y Šukaletuda

Inanna y Šukaletuda

Inanna y Dumuzi

La sagrada Inanna, la hija de Nanna, el dios luna, estaba enamorada del pastor Dumuzi. Aquel día le trajeron a la diosa dulces y negros dátiles recogidos de las erguidas palmeras. Se recogían dátiles para Inanna. También en aquel día le entregaron montones de piedras preciosas. Ella podía escoger del montón, a su gusto. De entre ellas seleccionó piedras de lapislázuli para adornar su hermoso pecho. Luego escogió perfectas cuentas ovoides para adornar sus nalgas. Inanna cogió brillantes gemas para engalanar su cabeza. Tomó también piedras de lapislázuli duru para realizar su moño.

Cogió cintas de oro y las puso en su cabello, tomó delicados pendientes de oro y los puso en sus orejas, cogió colgantes de bronce para los lóbulos de sus orejas. La diosa se iba engalanando poco a poco. Tras aquellos riquísimos aderezos, cogió la “gota de miel” y la puso en su cara, cogió la piedra llamada “la que cubre la Casa principesca” (joya sin par) y la clavó en su nariz. Adornó todavía más su cuello con otras principescas piedras. A continuación, cogió unos adornos de madera de ciprés y de boj, la hermosa madera, y se los puso en torno a su ombligo en el cual se había pinchado un bonito anillo alrededor de sus caderas.

La canción de ilulamma

Se copio de una piedrecita de luminoso alabastro y la puso en su muslo, cogió una joyita en forma de negro sauce y la incrusto en su vulva. Luego tomó sus sandalias adornadas y con ella calzó sus pies. Así ataviada, con las joyas que realzaban todavía más, si cabe, su soberbia belleza, Inanna fue vista por Dumuzi. El en la vio, Dumuzi vio a Inanna, para quien había sido reunido el montón de piedras preciosas.

En el “ombligo del cielo”, el aposento que Enlil tenía en el Eanna de Uruk, el en la encontró. En el Eanna, el pastor de Enlil, Dumuzi, la encontró. La diosa, de espectacular e inimaginable hermosura, se hallaba de pie bajo el dintel de la puerta de lapislázuli del gipar, una suntuosa dependencia del templo, no lejos de la puerta del Almacén del Tesoro del Eanna. Allí la encontró el en, el “señor” Dumuzi. Ambos se miraron con embeleso. El amor latía en sus corazones. Después de despojarse de los adornos que había tomado, reintegrándolos al montón de joyas, la mujer entonó su canción ilulamma.

La doncella, tarareando alegremente la canción, envió un mensajero a su padre para que le dijera:

“Mi casa, mi casa, oh Nanna, él me la agrandará. Para mí, la reina, mi casa, mi casa el me la agrandará. Mis dependencias del gipar me las arreglara. La gente erigirá en ellas mi hermoso lecho, lo cubrirán todo con mis plantas, que son como el lapislázuli duru. Allí llevaré al hombre de mi corazón, allí llevaré a Ama-Ushumgalanna. Él pondrá su mano en mi mano, su corazón junto a mi corazón. Será muy delicioso dormir con su mano puesta sobre mi cabeza. Será delicioso estrechar su corazón junto al mío”.

Mitología Sumeria

Referencias

  • Federico Lara Peinado (2017). Mitos De La Antigua Mesopotamia: Héroes, dioses y seres fantásticos. Amor en el Gipar (pag.322). Editorial Dilema. ISBN 8498273889.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.